¡¡Bienvenidos a la Neo-esclavitud!!

 

Así se debe de encabezar estas líneas a tenor de algunas de las contrataciones que el Ministerio de Defensa ha llevado a cabo recientemente, con respecto a los servicios de Seguridad y Vigilancia para sus instalaciones militares a nivel Nacional.

Concretamente, con la empresa NOVOSEGUR SEGURIDAD S.A. (antes MARSEGUR SEGURIDAD S.A.) con la que supuestamente se inició un proceso de rescisión de contrato, el cual fue anunciado por el Ministerio de Defensa a finales de Septiembre de 2017, debido a las múltiples infracciones en diversos aspectos e incumplimientos que la empresa adjudicataria arriba referida, venía cometiendo desde Abril de 2017, momento en qué se hizo cargo de la Seguridad y Vigilancia de las instalaciones militares, subrogando al mismo tiempo a todos los Vigilantes de Seguridad que en ella trabajan.

De entrada, el Ministerio de Defensa remontándonos a las fechas previas a la adjudicación del contrato marco nacional de seguridad a la empresa NOVOSEGUR SEGURIDAD S.A., era conocedor de que dicha empresa aplicaba un convenio propio muy inferior al sectorial, y que los precios ofrecidos por ésta, para ganar el concurso suponían una contratación temeraria.

No obstante, dicha adjudicación siguió adelante aún a pesar de los previsibles problemas que repercutirían en la prestación de los servicios de vigilancia, y en los derechos laborales de los Vigilantes de Seguridad, debido a una adjudicación tan a la baja y que ni si quiera cuadraban los números en el Ministerio;  NOVOSEGUR SEGURIDAD S.A. por Ley, respetaría a los Vigilantes de Seguridad, sus derechos laborales adquiridos al ser subrogados.

Efectivamente lo conocían, y  sucedió así: la empresa no respetó los derechos de los trabajadores, y en muchos centros e instalaciones militares no mantenía las condiciones para la prestación del servicio desde el primer día, e incluso ni los medios materiales para desarrollar las labores propias de la profesión como vigilante,  en algunos casos hasta meses después.

A ello, se le unió en la primera nómina de los trabajadores y sucesivas, se presentó con un recorte salarial de entre 400/500 euros al mes, es decir, de 1087 euros de sueldo base, pasaron a percibir poco más de 700 por el mismo trabajo que venían realizando hasta la fecha.

Debido a ello y a otros atropellos y malas prácticas de la empresa, como pagar fuera de plazo, o abonar la hora festiva a 10 céntimos de euro, la situación en los meses siguientes estalló, y muchos trabajadores sometidos a la presión y problemas derivados de todo ello causaron baja por diferentes cuadros médicos, la mayor parte por cuestiones psicológicas.

Como concatenación, los servicios de vigilancia y seguridad que se prestaban en muchas instalaciones militares, se vieron resentidos seriamente por la falta de personal, y de capacidad de la empresa para cubrir las bajas por enfermedad, referidas incluso hasta el punto de que en algunos centros militares no se llegaban a cubrir algunos turnos EN PLENA ALERTA 4 DE SEGURIDAD ANTITERRORISTA.

¿Saben lo que significa eso en muchas instalaciones militares?…Grave no, MUY GRAVE.

Y llegamos a Agosto de 2017 con el mismo panorama demoledor.

¿Y qué hizo el Ministerio de De Cospedal? pues lanzar balones fuera, y aplicar sanciones administrativas a NOVOSEGUR SEGURIDAD S.A., que suponían un gran ahorro mensual de dinero para el Ministerio, al ser descontadas de las facturas que pagaba a la empresa por los servicios “realizados”, mientras tanto, al Vigilante de Seguridad no se le tiene en cuenta, teniendo que asumir las consecuencias.

Una vez más, el profesional de Seguridad, es tratado como simple “moneda de cambio”

A raíz de ello NOVOSEGUR SEGURIDAD S.A., comenzó a dejar de pagar las nóminas a los trabajadores, bajo el  pretexto qué, el Ministerio de De Cospedal, no pagaba en tiempo y forma,  por tanto no podía asumir dichos pagos.

Una situación caótica y de despropósitos, tanto por parte empresarial como ministerial, que se prolongó hasta Octubre de 2017 en que todo se deterioró hasta límites insostenibles.

Los servicios de vigilancia en los centros militares sin cubrirse, huelgas, más bajas laborales por enfermedad, etc.  así se llegó hasta Diciembre de 2017, en que debía o no prorrogarse el contrato a NOVOSEGUR SEGURIDAD S.A. tras anunciarse que se había comenzado el proceso de rescisión. Y es aquí donde ya viene lo más sangrante e ilegal que ha hecho el Ministerio de De Cospedal, como documentalmente se demuestra.

http://mareanegra.net/wp-content/uploads/2018/01/Contratación-E.T..jpeg

NOVOSEGUR SEGURIDAD S.A. como ya se comentó venía aplicando desde Abril de 2017 un convenio propio de empresa que se denunció en la Audiencia Nacional por las principales fuerzas sindicales, e incluso por el propio Ministerio de Trabajo, por las condiciones que imponía a los trabajadores muy por debajo del sectorial.  Pues bien,  el fallo y sentencia en firme del Tribunal Supremo al ser apelada la sentencia de la Audiencia Nacional por la empresa, ya que declaraba nulo de pleno derecho su convenio, no había motivos para rescindir inmediatamente como quiso hacer ver el Ministerio de De Cospedal.

El 19 de Diciembre de 2017 el Tribunal Supremo emitió sentencia firme y sin apelación ratificando la nulidad de pleno derecho del convenio de NOVOSEGUR SEGURIDAD S.A.

¿Y saben que hizo el Ministerio de  De Cospedal solo tres días después de ser conocedor de la sentencia del T.S.?

El 22 de Diciembre de 2017 todos los servicios de vigilancia y seguridad del Ejercito de Tierra (ET) fueron prorrogados de forma ilegal a NOVOSEGUR SEGURIDAD S.A., puesto que una empresa que por sentencia firme tiene un convenio, o se acoge a un convenio ilegal que aplica de forma unilateral a sus trabajadores, no puede ser contratada o prorrogada en dicho contrato por una administración pública,

¿Fraude de Ley?, pues ahí lo tienen, la señora De Cospedal prolongando la ruina y miseria de un colectivo de cientos de trabajadores y de todas sus familias, hasta Abril de 2018, incumpliendo con su Ministerio la legalidad vigente,  de momento sin consecuencias, porque le da igual de todo.

Y tanto es así que NOVOSEGUR SEGURIDAD S.A. a día 12 de enero de 2018,  no ha pagado la nómina a sus trabajadores, a cientos de vigilantes de seguridad.

Después del caso Gürtel, ya no nos podemos fiar de nada, y más aún si se tienen en cuenta algunas adjudicaciones de contratos que se hicieron a determinado empresario de la seguridad, que aparece como donante del PP, y la relación de éste con otro empresario de la seguridad que algunos sindicatos señalan como su mano derecha, y a quien también se le han adjudicado contratos de seguridad ¿Casualidad?...Tras todo lo mencionado cabría preguntarse ¿Qué hay tras todas estas adjudicaciones, contrataciones y prorrogas al margen de la ley? ¿Es que nadie va a tirar de la manta o pedir una investigación sobre esto?

 

¡¡DIGNIDAD Y UNIÓN!

mareanegra.net

 

@MareaNegraSP