El concurso estaba lleno de incumplimientos por parte de las empresas adjudicatarias, donde ninguna daba la talla para hacerse cargo del servicio, poniendo en riesgo la estabilidad de los empleados.

Por el mes de junio de 2017 salió a licitación por parte del Ayuntamiento de Málaga la seguridad del complejo museístico ALCAZABA-GIBRALFARO, donde el consistorio malagueño en una línea de la precariedad laboral se le ocurrió sacar un presupuesto exclusivo para empresas de bajo margen económico, como en todos sus concursos en los últimos años.

A tal oferta se presentaron solo dos empresas, RMD SEGURIDAD y SINERGIAS, ambas conocidísimas en el sector por su trayectoria. Sinergias quedo primera con una diferencia de 97.000 euros de diferencia con Rmd, ese desfase económico hizo que empezamos con la presentación de escritos junto a sindicatos en la provincia de Málaga, donde se demostraba con cifras que la oferta que pretendía asumir Sinergias estaban por debajo de convenio, siendo imposible el pago cada mes de los salarios a CONVENIO NACIONAL y tampoco las mejoras que se exigían en el pliego, como eran el mantenimiento de los sistema contra intrusión, instalaciones y mantenimiento de cámaras, conexión a la central receptora de alarmas, sustitución de los tornos de entrada e instalación de 25 candados, por ello entendimos que existía una baja temeraria en toda regla.

 

La mesa de contratación actuó ante la presentación de escritos de asociaciones y sindicatos de Málaga, elimino a Sinergias del concurso y dio el primer puesto a RMD SEGURIDAD. Muchos creían que todo estaba solucionado ya que bueno RMD era una empresa que dentro de todo en los servicios públicos solían pagar a convenio, aunque bien es sabido que fuera de ellas aplica su propio convenio de empresa.

 

Parte de los implicados estaban tranquilos porque por fin se había eliminado a la empresa archi-conocida SINERGIAS, la cual como todos sabemos acceden a los concursos prometiendo cumplir el convenio nacional para luego no hacerlo, justificando sus ofertas a la baja en algo como “Es nuestro problema ganar muy poco”, para una vez adjudicado el servicio aplicar su convenio propio y reducir con ello casi 300 euros al mes a cada empleado. Gran parte respiraba tranquilo porque Rmd si pagaba a convenio, pero……….. desde esta Asociación detectamos que dicha empresa tampoco estaba en regla, tampoco podía hacerse cargo del servicio con unas garantías para el cliente y tampoco para los trabajadores.

 

Nuevamente desde Marea Negra pusimos a trabajar la maquinaria y formulamos un nuevo escrito informando a la mesa de contratación sobre que RMD en referencia al Art 5 de la ley de seguridad privada en su letra f), donde se establece que las empresas que se quieran hacer cargo de servicios relacionados con el mantenimiento de los sistemas de seguridad, necesita de una habilitación/autorización, de la cual dicha empresa no dispone, y que por ello y ante la falta de empresas candidatas solo podríamos pedir la ANULACIÓN DE LA LICITACIÓN.

La mesa tomó la decisión de anularlo todo y mantener provisionalmente a la empresa que actualmente se encuentra prestando servicio hasta que saquen una nueva licitación.

Por parte de RMD solo podemos aportar que si es cierto que paga a convenio en los lugares oficiales, pero a su vez también podemos decir que en el edificio de usos múltiples del Ayuntamiento de Málaga (URBANISMO) donde prestaba servicio hasta el 1 de enero, RMD en los últimos meses decidió sin previo acuerdo con los trabajadores prorratearles las pagas extras, también tienen abierto procedimiento judicial por dos sanciones a un empleado del que ya os contaremos largo y tendido en otro capítulo, así como que fue denunciada en inspección de trabajo en varias ocasiones, donde en una de ellas salió perjudicada por abonar tarde la paga extra de Julio. Que la unidad territorial de seguridad privada en una inspección rutinaria requisó documentación comprometiendo a la empresa de seguridad ya que carecían de los permisos oportunos para hacerse cargo del mantenimiento de los sistemas desde 2016. Podemos simplificar que si es cierto que paguen pero de que manera y forma, y no queremos entrar en más de talles de los que esta empresa contrata y les aplica su convenio, es por ello que no todo se basa en las garantías salariales, también en que la empresa de seguridad sea consciente a estas alturas sobre que la ley está para cumplirse y que si no se cumple es normal que tarde o temprano todo empiece a torcerse.