EL SECTOR CANSADO DE LO QUE SUFRE CADA DÍA, DICE BASTA Y EXIGE EL RESPETO Y LA PROTECCIÓN JURÍDICA ADECUADA PARA PODER EJERCER SUS FUNCIONES ADECUADAMENTE.

Hoy domingo 17 de febrero hemos conocido la noticia de que un vigilante de seguridad que ejercía su labor en un supermercado en la localidad de Torrent, ha sido agredido por un joven con una defensa extensible además de recibir amenazas de muerte, todo por el simple hecho de expulsarlo del establecimiento por un comportamiento incívico.

Una vez más agreden a un colectivo que solo es sacado a la palestra por conocidas ONG´s contra el racismo sólo cuando se graban actuaciones donde en ellas aparece un ciudadano de piel negra, eso sí, cuando apuñalaron al compañero de origen africano en el metro de Barcelona el pasado 21 de octubre por hacer su trabajo no dijeron nada.

AGRESIÓN DEL 21 DE OCTUBRE EN METRO DE BARCELONA

AGRESIÓN DEL 21 DE OCTUBRE EN METRO DE BARCELONA

Todo vale para desprestigiar al sector de la seguridad privada, el cual tenemos que recordar está presente en infinidad de lugares públicos, estaciones de metro, autobuses, aeropuertos, hospitales, sedes judiciales, centros comerciales, eventos musicales, estadios deportivos, museos, y un sinfín de sitios donde el ciudadano necesita su presencia.

El gobierno no dispone de suficientes efectivos en las FCSE para cubrir las necesidades óptimas para sus ciudadanos y están obligados a contratar a empresas de seguridad privada, con unos medios de auto-protección obsoletos de más de 25 años como son unos grilletes de manilla y una defensa de 50 cm en nivel 4 anti-terrorista.

Este sector trabaja lidiando con multitud de normas y leyes preparadas para ser aplicadas contra el trabajador, Código penal, Constitución Española, Ley de seguridad privada 5/2014, reglamento de seguridad privada 2364/1994, reglamento europeo sobre la protección de datos 2016/679, Convenio colectivo estatal de las empresas de seguridad privada, Reglamento de Armas y no podemos olvidar la política empresarial de cada empresa y cada cliente.

Leyes, reglamentos, clientes, empresa y opinión publica constantemente contra un sector que carece de protección jurídica en el ejercicio de sus funciones, dándonos la limosna de ser considerados como agentes de la autoridad bajo el mandato de las FCSE, ¿y el resto de compañeros que?

Desde esta Asociación Marea Negra por la Seguridad Privada hacemos un llamamiento de comprensión a la ciudadanía e instituciones sobre la situación de este sector, estamos cansados de sufrir agresiones cada día y que jamás tengamos el respaldo adecuado simplemente por ejercer nuestro trabajo. Obligados a actuar en situaciones críticas jurídicamente, pero tratados como un ciudadano más ante el poder judicial por un sueldo base de solo 946 euros al mes.

 

STOP AGRESIONES – RESPETO A LOS TRABAJADORES DE LA SEGURIDAD PRIVADA

¡¡¡ PROTECCIÓN JURÍDICA YA !!! – ¡¡¡ DIGNIDAD Y UNIÓN ¡¡¡