Un vigilante de seguridad que se encontraba de servicio en la línea 1 de la estación de Metro de Pinar de Chamartín fue lanzado a la vía por dos grafiteros.

El empleado de seguridad fue avisado de la presencia de grafiteros en el túnel, e intentaba evitar que éstos pintaran los vagones.

El detenido fue puesto a disposición policial por los agentes de seguridad privada, a la vez que se facilitó la identificación de dos testigos presenciales.

Éste es el enésimo incidente de este tipo que sufren estos profesionales por parte de gente que para nada tienen que ver con los llamados «Artistas Urbanos» sino con delincuentes comunes.

Una vez mas, la Ley de Seguridad Privada por si sola demuestra que necesita medidas urgentes de RECTIFICACIÓN en el sentido de devolverle al Vigilante de Seguridad si carácter de Agente de la Autoridad.

«MAREA NEGRA» seguirá en este empeño, con varias acciones que se están programando en este sentido y que tras nuestra Asamblea Nacional Extraordinaria, a buen seguro que empezaran a dar sus frutos.

Desde aquí, le enviamos un fuerte abrazo al compañero agredido deseándole una pronta recuperación.